martes, 18 de diciembre de 2012

Porque me gusta leer: Cielo Rojo.

¡Hola! ¿Qué tal?
Sé que no me he presentado y, sinceramente, no tengo intención de hacerlo (uy, lo que ha dicho) al menos en esta entrada (ah vaaaale. Tampoco nos interesa, guapa) :_(

Ejem, ayer me acabe Cielo Rojo de David Lozano, el mismo autor de la trilogía de La Puerta Oscura. Y, bueno, ya que esto es un blog de temática indeterminada (?), pues he decidido empezar por algo que me encanta: la lectura.

Quiero decir que no soy una experta en libros ni en críticas. Soy experta en saber lo que me gusta y lo que no. No sé explicarme con palabras sacadas de la ilustre enciclopedia Larousse, así que no esperéis explicaciones muy detalladas y preparadas en plan discurso porque no será así.

Y, sin más dilación, vamos a ello. ALTA PROBABILIDAD DE SPOILERS.





2004. El Club del Trueno se reúne por última vez. Nikolái y Ekaterina se marchan de Ucrania con sus padres. Dimitri, sin embargo, se queda en el país. Antes de despedirse, se reparten una matrioska con la promesa de volver a juntarla antes de diez años; de lo contrario, una maldición caerá sobre ellos.


De entrada, voy a decir que, después de las maravillosas portadas de La Puerta Oscura (a partir de ahora: LPO xD), esta no me ha gustado nada. No es un libro que me llame la atención como me paso con LPO, no sé. Sé que va con la temática del libro pero, no, no me gusta xD LPO lo compré porque me llamo la atención la portada (y el resumen de la contraportada) pero, con este, no hubiera hecho lo mismo. Lo compré porque conocía al autor y sus libros anteriores me habían gustado, más o menos.
El diseño (interior) del libro es MARAVILLOSO. Me ha encantado. Se lee muy bien. El prólogo en rojo me sorprendió. La parte de los artículos de los periódicos es super simpática y el marcapáginas se agradece mucho.

Pasando a lo que es la novela en si... ¡uf! me cuesta tanto ser crítica con un libro de David Lozano... pero, voy a ser sincera. Me ha gustado y no me ha gustado.

No me ha gustado la sensación al leerlo, por una razón muy simple: cada párrafo que leía me teletransportaba a las páginas de LPO ¡no teniendo nada que ver un libro con el otro!.

Cuando el libro te presenta a Ekaterina (a la cual he llegado a detestar casi hasta el infinito y más allá) me dije a mi misma: "vaya, esta chica me recuerda un poco a Michelle (la protagonista de LPO)". Vale, no es que me recuerde a Michelle, es que es un calco de ella. O, al menos, a mi me lo parece. Ambas son pragmáticas, inteligentes, decididas, almas candidas de una belleza deslumbrante. Y rubias.
Y, por supuesto, el protagonista y el mejor amigo de este están enamorados de ella (como en LPO) solo que, al morir el mejor amigo, el camino de protagonista queda libre para estar con la chica con la que lleva soñando desde que usaba chupete (como en LPO).

Si bien Ekaterina me recuerda a Michelle, Nikolái (el "espléndido" personaje principal) es un Pascal (el protagonista de LPO) en potencia (aunque solo me lo ha recordado en ocasiones, no me ha pasado lo mismo que con Ekaterina/Michelle): romántico, meláncolico, con orchata en vez de sangre en las venas, con complejo de inferioridad, incapaz de hacer nada por si mismo si no le dan un empujoncito. Y, por supuesto, se lleva todo el libro relatandote lo perfecta que es Ekaterina y lo enamorado que está de ella. Se me hacía pesado, la verdad.

Y, como no hay dos sin tres, también he tenido reminiscencias con Montulyak, el periodista avispado y "de huesos grandes". Es un personaje que me ha gustado. Muy "superhero" pero interesante. Y con una adicción al vodka algo graciosa. Me habría gustado más si no me hubiera recordado taaaaanto a Margarite (la policia de LPO) y este es un parecido innegable. Son personajes que van en lineas argumentales diferentes pero, en esencia, son parecidisimos. Pero, al contrario que me ha pasado con Ekaterina, no me ha desagradado. Será porque Margarite no me caía mal.

La historia en si me ha gustado, dentro del género de la fantasía, está bien. Sobre todo la visita a Prípiat y las descripciones. Me han parecido muy acertadas y verosímiles. Aunque, en ocasiones, se abusa demasiado de ellas (como cuando Nikolái describe a Ekaterina... ¡pukerainbows!) pero, en general, muy aceptable. Y ligero de leer (excepto cuando Nikolái describe a Ekaterina... ¡pukerainbows! x2).
También me ha parecido todo... demasiado fácil pero, por otro lado, no me habría gustado que el libro se alargase más.
Tampoco me ha gustado demasiado haberme dado cuenta desde la página 50 que el Chudovishche era Dimitri. Se carga la atmósfera de misterio.

Como ya he dicho, Montulyak, como personaje, me ha gustado, pero mi puesto de preferido lo comparten Dimitri, el eterno tercer amigo (es taaaaaaan tierno) y el coronel Volkov, el malo, claro (su sonrisa "de tiburón" me encandiló). Muy normal en mi.
La historia de Dimitri es algo extraña (como poco) pero está bien encajada dentro del libro, no desentona como pensé que iba a hacer cuando me di cuenta de que era el Chudovishche, lo cual se agradece. No logré imaginarme plenamente los pasadizos donde se esconde, no sé si fue por falta de información o imaginación. Lo que si pude imaginar al 100% fueron sus columpios y su radio. Me lo imagino con la radio, sentado en los columpios y me da una ternura... :3
Sin embargo, Volkov es lo opuesto a Dimitri (y lo que va conmigo). Creo que tengo una malsana obsesión con los malos. Sea como sea, siempre acabo enamorada de ellos. Volkov no ha llegado a enamorarme pero tiene ese "no sé qué, qué sé yo" que puede llegar a traerme de cabeza y eso que no sale en más de 20 páginas. Es el típico malo sin escrúpulos cuyas prioridades son él, él y después él. Muy real, muy humano y poco idealizable. Creo que por eso me gusta.

En fin, creo que he terminado. Podría decir más cosas pero quedaría demasiado largo y dudo que alguien lo leyese (no van a leerlo igualmente, tonta) :_(
Solo puedo decir eso: hay cosas que me han gustado y cosas que no. También debo comentar que he tardado 3 días mal contados en terminarlo: la primera noche leí hasta la página 200 sin darme casi cuenta. Eso también significa que entretiene y, a fin de cuentas, es su finalidad.

De todas formas, si el señor Lozano sigue escribiendo, aquí tendrá a una fiel lectora que comprará sus libros y le criticará de vez en cuando :)




¡Bye!



No hay comentarios:

Publicar un comentario