lunes, 18 de febrero de 2013

Yo soy fiel: mi base de maquillaje.

¡Hello everybody! ¿Qué tal?
Si, lo sé, ha pasado mucho tiempo desde que no me daba una vuelta por este sitio peeeeeeero así soy yo. Ya lo avise en la primera entrada que hice, nadie se va a sorprender a estas alturas.
Supongo que quedaría muy bonito que ahora dijese que las cosas van a cambiar y que voy a actualizar más de seguido pero no quiero engañar a nadie. Si por alguna intervención divina actualizo con algo más de regularidad pues genial. Si no es así, al menos, nadie podrá llamarme mentirosa xD


Bien, hoy traigo una entrada... em, bueno, nada original porque habrá millones de reviews de esta base de maquillaje pupulando por internet. Seguro. Pero, es MI base de maquillaje, por eso se merece una entrada en este blog. No soy de las que tienen 20 bases de maquillaje metidas en un cajón, lo cierto es que tengo solo dos: una de Essence (que es mala no, lo siguiente xD) que apenas utilizo y que estoy deseando terminar ¡ya!; y esta de la que os voy a hablar ahora.

No vengo a darmelas de que entiendo una barbaridad sobre maquillaje y cósmetica porque no es así. La verdad es que mis conocimientos son muy pobres pero si sé que es lo que me funciona y lo que no.
Y lo que me funciona lo pongo en un altar. Como es el caso de esta base de maquillaje que llevo usando más de un año.

Así que allá vamos :D


Sip, es la Skin Match de Astor.
Bueno, la verdad es que no tengo ni idea de cuales son sus componentes ni propiedades ni todas esas cosas bonitas que dicen las grandes gurús.

Yo solo sé que la cobertura de la base es buena. Muy buena. Al menos, para mi piel y mis imperfecciones (que, en realidad, no son muchas). Supongo que si tuviese que darle una nota sería media tirando a alta (como ya he dicho: en mi caso).

Es una base bastante fluida (hay que agitarla un poco antes de usarla). Tanto que yo la aplico con los dedos porque es como más me gusta y como me da mejor resultado.
Al principio, los tonos pueden asustar un poco porque en el bote se ven mucho más oscuros de lo que en realidad son.

La primera vez que me la aplique casi salgo corriendo: se me veía toda la cara marrón, como si llevase una careta. Pero, al cabo de los minutos (y después de trabajarla un poco) la base se fijó y parecía una segunda piel. No se notaba nada, una cobertura casi perfecta. Y lo dice una persona que no usa correctores (solo en la ojera y cuando me la veo muy oscura).

No sé muy bien si es una base pensada para pieles grasas (creo que he leido por ahí que es oil-free. En el envase no lo pone... al menos que yo recuerde). No matifica pero tampoco me saca más brillos de los que tiene naturalmente mi piel (que, para quien no le guste, con una buena crema matificante antes de la base se soluciona). A mi me gusta el resultado: es muy natural. No parece que vaya maquillada.

Quizás, la única pega que le veo es que tiene protección solar (SFP 20) y bueno, ya se sabe: PROHIBIDAS LAS FOTOGRAFÍAS. A menos que quieras parecer Casper.
Pero bueno, ese puntito negativo no resta todo lo bueno que tiene. A mi me compensa.


Mi tono en invierno (osea, ahora xD) es el 103 Porcelain. Como se ve en las fotos, tengo dos botes. El otro tono es el que uso en verano y es el 202 Natural. Sé que apenas se nota la diferencia entre uno y otro y, no es culpa de la fotografía, es que en vivo tampoco se nota demasiado. Hay que fijarse mucho. Pero una vez puesta baja mucho el color y si se nota. No es una diferencia abismal pero si lo suficiente como para que se note un ligero corte en el cuello.




Hum, sin duda, aunque me gustaría probar millón y medio de bases, para mi poder adquisitivo, ahora mismo, esta es una gran base. La relación calidad-precio es inmejorable (6'50 €) y, hoy por hoy, no la cambio por nada :)





¡Bye, bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario